La solución Antiedad

Mostrar todos

La solución Antiedad

No se puede evitar el envejecimiento. Este concepto parece evidente pero surgen las dificultades cuando se trata de definirlo de manera científica.

Los procesos biológicos de vejez que afectan a los organismos vivos son complejos pero hoy en día cada vez más estudios científicos intentan entenderlos. Si no es posible pararlos, si se obtienen buenos resultados frenando su aparición.

Envejecer constituye un fase normal en el desarrollo de todos los seres humanos.

Varias teorías explican los procesos de envejecimiento:

  • Deterioro del sistema inmunitario y disminución del organismo para producir anticuerpos.
  • Pérdida de la capacidad de repuesta del organismo causada por la tensión vital.
  • Acción de los radicales libres.
  • Fenómeno programado genéticamente y cuya velocidad aumenta con una expectativa de vida menor.

Gracias a diversos factores como el aumento de la calidad de vida o los progresos de la medicina, las poblaciones occidentales cada vez viven más años. A través de medidas preventivas la medicina Anti-Aging propone  luchar contra los factores nocivos para el organismo humano. Así algunos principios básicos ofrecen la posibilidad de retrasar el reloj biológico.

Alimentación sana y equilibrada: Básicamente implica seguir una dieta mediterránea equilibrada, aunque incrementando el consumo de frutas y verduras.

Dieta hipocalórica A más aportación calórica por la ingesta, mayor formación de radicales libres, que a su vez condiciona una mayor posibilidad de que éstos actúen de forma lesiva para las células y por tanto se acelere el envejecimiento.

Dieta baja en grasa y alta en carbohidratos complejos, sobre todo, verduras y frutas. Las grasas preferiblemente deben ser monoinsaturadas, como el aceite de oliva virgen, los frutos secos y el pescado azul, rico en ácidos grasos Omega 3.

Vitaminas: las vitaminas A, C y E constituyen eficaces eliminadores de radicales libres.

Reducción de los hábitos tóxicos: cafeína, tabaco y alcohol

Masticar lentamente hace que los alimentos se digieran mejor.

Mantener el peso preferiblemente entre 5 y 10% por debajo del considerado ideal. Está demostrado que aumenta la longevidad.

Ejercicio físico: el entrenamiento físico sistemático mejora la sensación de bienestar pero, sobre todo impide la disminución de la capacidad funcional de los órganos y sistemas como la ventilación pulmonar, la fuerza de contracción de miocardio, la capacidad de utilizar el oxigeno al interior de la célula….. Así se aconseja la práctica deportiva al menos media hora diaria y 60 minutos como máximo.

Relajación y control del estrés: el estrés es una de las principales causas de la aceleración del envejecimiento cerebral. La producción de hormonas desencadenadas por el estrés, denominadas glucorticoides, pueden provocar la muerte de neuronas.

Compensación de los cambios hormonales tanto para los hombres como las mujeres.